miércoles, 2 de enero de 2008

Totalitarismo sin tapujos: Las "cosas claras" para el PSOE

La publicación esta mañana, de una resolución por escrito de la Ejecutiva federal del PSOE, marca un antes y un después en el proceso de consolidación totalitario en que se ha instalado el partido del gobierno.

A partir de ahora, todo lo que se salga de declaraciones tipo, será considerado como delictivo y potencialmente peligroso para el Estado: de ahí el intento, entre otros, de meter en la cárcel al Presidente de la AVT, de cerrar la COPE, o la creciente escalada de insultos y amenazas a la Iglesia Católica. En este último, la nota hecha pública, no hace sino incrementar -aún más- la intranquilidad y la amenaza de un gobierno, el nacional socialista que preside ZP, que tiene entre cejas, elementos intermedios entre la ciudadanía y el poder del Estado, como la religión.

Eso puede comprobarse leyendo el texto citado en el que a parte de otras cosas se jactan "de fortalecer las políticas sociales en favor de la dignidad de las personas" nada más ni nada menos. Si ha habido una legislatura a lo largo de estos últimos treinta años en la que la dignidad humana haya estado más pisoteada, esta ha sido la de Zp. Pero los socialistas, ignorando la realidad de los hechos, dicen y afirman cosas con la mayor naturalidad del mundo, que a muchos enrojarían. Es el intento de reescribir cuatro años nefastos no sólo para España, sino también para el socialismo, que tiene en las elecciones del 9 de marzo, la última oportunidad para evitar la gran crisis que vive en la actualidad de puertas a dentro de Ferraz (recordemos que en los últimos años, dos han sido los partidos que se han escindido de lo que podría considerarse la izquierda nacional: UP y D y Ciudadanos).

Dicen que ha sido la legislatura de los nuevos derechos y que no hay más legitimidad que la legitimidad constitucional (esto último que lo sabe muy bien el socialismo en España, por la sencilla razón de que ha intentado violarlo repetidas veces a lo largo de su historia).

Termina la nota recordándonos la obviedad de que la fe no se legisla (gracias a Dios) y con un recuerdo muy especial a la mayoría de militantes de la izquierda: Sólo quienes deliberadamente ignoran o no respetan estos principios se apartan de los fundamentos esenciales de la democracia, dice el texto.

Todo ello acompañado de un sin fin de amenazas como las que esta tarde ha pronunciado López Garrido, en el que venía a decir que si la Iglesia entra en política, corre el riesgo de que se le responda con política. ¡Qué ganas tienen estos sociatas de acabar de una vez por todo lo iniciado en la Guerra Civil!

Recapitulando: que el PSOE no quiere nada de oposición, y que cualquier elemento que se atreva a levantar la voz contra la política de Zp, sera tachado inmediatamente de peligroso y perseguido hasta ser neutralizado. Amenazas y presiones, todo vale en el camino de ascenso de un nuevo totalitario, el del socialismo con apariencia reformador, pero que está más cerca de emular a aquel que nos recuerda a las tropelías de Largo Caballero, Negrín...

Una España, pues, en la que ni la oposición ejerza como tal, ni la Iglesia haga pública sus puntos de vista sobre la familia, ni las radios ni periódicos independientes informen libremente, pero eso sí, negociar, mentir, manipular y perseguir a quienes disienten está mal. ¿Estamos o no ante un régimen potencialmente totalitario?



2 comentarios:

Hartos de ZPorky dijo...

Sin el potencialmente. Esto dejó de ser una democracia hace tiempo.

Critón dijo...

Camino de ello vamos...