jueves, 10 de enero de 2008

Llamazares, descortés

Ayer celebraba el rey su 70 Aniversario en medio de una sencilla cena, en la que se dieron cita más de 450 invitados (empresarios, políticos, militares...) y en la que entre otros manjares, pudieron disfrutar sus delicados paladares de lomos de lubina al limón y cocochas (me acabo de enterar).

Sin embargo, entre los distintos invitados hubieron dos ausencias muy destacadas; la primera, la del periodista antiletiziano, Jaime Peñafiel, fácilmente comprensible, y la del político comunista, verde, castrista, feminista, pro-homosexuales, anti-obispos que sacan los ojos, y republicano, por supuesto, con nombre de rey: Gaspar Llamazares.

El combativo líder comunista, que ha hecho más que Franco por cargarse el comunismo en España (cosa que le agradecemos), decidió, muestra de su sentido republicano de la vida, quedarse en su casa, rechazando la invitación del Jefe del Estado. Ello no pasaría de simple anécdota, si se tratara de una invitación entre amigos, compañeros de trabajo...pero al tratarse del rey, una institución política, nada menos que el jefe del Estado, no entendemos, por muy republicano que sea el señor Llamazares, la declinación de su asistencia.

El señor Llamazares es un servidor público, un representante de España, no sólo de sus votantes, y además, "jefezuelo" de una formación política con representación parlamentaria. Por todo ello, y por un gesto de cortesía y de corrección constitucional, debería haber asistido al homenaje del rey, del que por muchas diferencias que se tengan, es otro servidor público al que se le tienen que reconocer los mérito (muchos o pocos) de sus más de treinta años como monarca de España. Su Majestad, fue un activo fundamental, una pieza esencial en la Transición, y sin su decidida apuesta por la apertura y la democracia, posiblemente, nada de lo que hoy defendemos frente a la tiranía del partido del gobierno (libertad, igualdad y unidad) hubiera sido objeto de conquista.

Llamazares por contra, desde que se le conoce, no ha hecho más que hacer suya la frase aquella de "cuanto peor, mejor" y desestabilizar o intentar desestabilizar el sistema con propuestas surrealistas, declaraciones incendiarias o comportamientos de dudosa efectividad.

Otro error más en la larga lista negra del médico castrista.

3 comentarios:

Juan dijo...

Confioen que su gran labor haga que IU desaparezca del arco parlamentario en marzo. Aunque sigo sin entender porque en pleno sigo XXI existe un partido comunista.

Te falta la ausencia de Sonsoles que estaba cantando.

Saludos

Critón dijo...

Y criticaban a Ana Botella...

Así está Murcia dijo...

Además tenía la posibilidad de estar rodeado de más gente que nunca, (¿¿un mitín de IU con 750 personas??) jajaja